Beta key mists of pandaria La isla errante y mi gameplay

Tema en 'Novedades' comenzado por diegoorlando, 18 Sep 2012.

  1. diegoorlando

    diegoorlando Moderator Miembro del Equipo Moderador Staff

    Se incorporó:
    14 Sep 2012
    Mensajes:
    424
    Me gusta recibidos:
    27
    WoW 2012-09-18 12-28-56-83.jpg


    Shen-zin Su, la Isla Errante, es el lugar donde empezamos para los jugadores que elegimos jugar con los pandaren. Los pandaren son una raza neutral de wow es decir, vamos a ver a los pandaren en la Horda tanto como en la Alianza. Empezamos en el nivel 1 y se suben los primeros 10 o 12 niveles en la “isla”, tras lo cual es obligatorio elegir si vamos a jugar para la orgullosa Horda o para la debilucha Alianza (jajá). Nuestra elección no se puede cambiar, salvo que se recurra al sistema de cambio de facción pago de wow. Si elegimos la Horda, seremos transportados a Orgrimar, mientras que los jugadores de la Alianza parten hacia Stormwind (Ventormenta).
    En tanto, el continente nuevo, Pandaria, hogar ancestral de la nueva raza, permanece oculto en la niebla sureña hasta que se llega a un nivel alto y desde allí es accesible a través de quests en Orgrimmar y Stormwind. Pandaria no está todavía en la Beta. La expansión llevará el tope de nivel de 85 (Cataclysm) a 90.


    WoW 2012-09-18 12-39-06-33.jpg








    Lo primero que note fue que en el selector de personajes ahora estos aparecen posando con armas y armaduras de alto nivel, aunque al comenzar, por supuesto, empezamos con equipo de nivel 1. Lo que elegí obviamente fue un pandaren y como clase la novedad, monje.

    Tras seleccionar esto, el juego da paso a la selección de tono de piel y aspecto facial. Los pandaren machos tienen un aspecto feroz, mientras que las hembras son bonitas y adorables, más delgadas y pequeñas, con o sin cola es a elección del jugador.

    El rostro de las pandaren hembras es acorde al estilo de WOW para las enanas y gnomas, rasgos delicados con ojos grandes y coloridos. Los pandaren machos, en cambio, aunque son bonitos por naturaleza (blanco-negro, blanco-gris), tienen un aspecto obeso y decididamente agresivo. Comparados a los humanos de la Alianza, hembras y machos son gigantescos; comparados con la Horda, un poco más altos que los orcos, le llegan a los hombros a los tauren.

    WoW 2012-09-18 14-00-56-37.jpg



    La Isla Errante es algo inexplicable. La gráfica y el estilo dibujo animado se mantienen, pero con los detalles en “ultra” cada escena es una pintura. Siempre fue notable la dirección de arte de World of Warcraft, pero es fácil ver que en Mists of Pandaria los artistas de Blizzard exigieron su talento como nunca.
    Las capturas que ven acá no es nada comparado al juego en movimiento. Hoy en día hay escasos MMORPG que tienen tanto nivel en este apartado visual. Ver a los pandaren y demás personajes en movimiento es un espectáculo. Esto, sumado al estilo tan particular, logran lo que parece imposible: que un juego lanzado en 2004 casi 8 años ya de su salida al mundo siga tan vigente como entonces. A todo efecto, es como un dibujo animado colorido y vibrante.


    WoW 2012-09-18 14-08-41-78.jpg

    En cuanto al gameplay, al principio consiste en ir y venir, llevar y traer, eliminar esto o lo otro, encender aquello, saltar por allá, etc.Blizzard sabe lo que hace, de manera que la subida de nivel en los primeros minutos de juego es meteórica. Lo mismo las recompensas, que son en su mayoría de equipo nuevo, ropas, armas, y acceso a zona inexploradas.
    Otra cosa que me emociono fue esa sensación persistente en todos los que alguna vez estuvimos hoas y horas con WOW, como en el caso de quien escribe, de ver qué pasa; la sensación de que uno “descansa la mente” yendo y viniendo entre misiones y haciendo ciertas tareas repetitivas.

    WoW 2012-09-18 14-26-25-39.jpg




    Los pandaren son una raza noble, altruista, pacífica; pero no dudan en peliar cuando esa paz está en peligro. Los viejos pandaren enseñan a los novicios con palabras propias de los clásicos maestros de las artes marciales. Y la música, que evoca los clásicos tonos japoneses, completan el cuadro. Uno se siente en el Japón feudal, y más si se es monje. Cada nivel trae una nueva habilidad, golpes de puño, patadas, saltos acrobáticos y más. Las skills se van colocando automáticamente en la barra de acción pero se pueden configurar a gusto y necesidad de cada jugador.

    El sistema en general fue perfeccionado. A nivel 10, es posible elegir una especialización entre Brewmaster (tanque), Mistweaver (sanador) o Windwalker (daño). A partir de esa elección se van abriendo diferentes skills. También hay cambios en el sistema de talentos, ahora mucho más diferenciados. Estos arrancan en nivel 15.

    Pase algunas horas haciendo quests y explorando el mapa.


    Otra cosa interesante es que apartar de nivel 12, completamos la quest que exige salir de la Isla Errante (y que prefiero no explicar para que sea una sorpresa; les digo que aparecen los personajes de la Horda y de la Alianza en la Isla Errante y se arma bardo). Acto seguido, con mi héroe panda seleccione la Horda y fui a dar a Orgrimmar (simpático cartelito de “Aquí video de viaje en globo aerostático hasta Orgrimmar”, porque todavía no está en la beta), donde las quests prosiguen su curso a través de Durotar.

    ¿Lo disfrute? Sin duda. Creeo que sí, aunque no puedo entrar en la mente de alguien que hace raids todos los días. Lo cierto es que cada nueva raza que llega a Azeroth es un placer de explorar ya sólo por el enorme trabajo creativo que hay detrás y delante de la expansión.
    La verdad es que no se siente diferente un pandaren de un tauren, excepto por el estilo entre uno y otro; el primero se basa en la cultura nativa norteamericana, el otro en la cultura nativa asiática. Unos son “toros”, los otros son “pandas”.
     

Comparte esta página